Teléfono: (+34) 619 063 724 / (+34) 951 271 130

  • en
  • es
  • fr
  • ru

Artículos

Marbella acuerda permitir rascacielos hasta de 50 pisos

El Ayuntamiento de Marbella ha aprobado este viernes la modificación puntual de elementos del PGOU para introducir la tipología edificatoria “edificio singular en altura de uso residencial”, con catorce votos a favor del PP, que permitirá levantar construcciones de hasta cincuenta plantas.

El concejal de Urbanismo, Pablo Moro, ha señalado en su exposición en el pleno extraordinario, que para que estos elementos arquitectónicos sean dinamizadores del ámbito, el 10 por ciento de la edificabilidad se destinará a obligatoriamente a “actividades económicas“.

El edil ha subrayado que esta nueva tipología está caracterizada por presentar una “altura significativa de la edificación” y contar con un diseño que responda a criterios de calidad arquitectónica y de eficiencia energética.

En cuanto a las condiciones particulares de la tipología de edificaciones en altura, ha indicado que prevé una altura mínima de la edificación en número de plantas “de planta baja más 20″, y la altura máxima de coronación queda limitada a la cota de “más 150 metros sobre el nivel del mar”.

Sobre las ubicaciones donde podrán llevarse a cabo estos proyectos, ha apuntado que presentan una cota de terreno entre los 0 y 50 metros sobre el nivel del mar, por lo que en las ubicaciones en las que la cota natural del terreno esté ya a 50 metros sobre el nivel del mar, la altura máxima de coronación “estará limitada a los 100 metros”.

Por otro lado, ha remarcado que la implantación de estas construcciones conllevará la cesión de uso público de una superficie total de la parcela “no inferior al 40 por ciento”.

Ha señalado que la parcela mínima estará definida entre los 10.500 y los 32.000 metros cuadrados de superficie, y que para cada uno de los elementos singulares “habrá de aprobarse un estudio de detalle”.

Moro ha defendido la implantación de esta tipología, que se habilitará en cinco ámbitos de planeamiento de la ciudad, tres de “uso global residencial” y en dos ámbitos de uso global mixto, y ha asegurado que “no generan distorsión en el paisaje”, y no se incrementará la edificabilidad ni los aprovechamientos.

Ha señalado que de los 27 kilómetros de costa que tiene Marbella, en la zona del Realejo se podrían materializar dos proyectos, el mayor con 28 plantas; en el ámbito de La Gitana, con entre 9 y 12 kilómetros, sólo un proyecto con un máximo de 30 plantas; en Guadaiza, con 2 ó 3 kilómetros, dos proyectos, el máximo con 36 plantas; y en la zona de Río Verde, con unos 4 kilómetros.

Por su parte, el concejal no adscrito, Enrique Piñero, ha lamentado que con la modificación se está permitiendo que “Marbella sea un nuevo Benidorm”, y abre la puerta a “una oleada de construcción” en los pocos espacios que quedan, y traerá “nuevos desórdenes urbanísticos”.

Mientras el concejal por IU, Enrique Monterroso, ha destacado que la marca Marbella va unida a la tipología de “pueblo mediterráneo de poca altura”, zona residencial y urbanizaciones de poca densidad, por lo que esta tipología rompe con el modelo de desarrollo urbanístico tradicional del municipio.

La concejal por el PSOE, Isabel Pérez, ha lamentado que en la modificación no se regulan otras condiciones estéticas para la edificación, cuyo diseño deberá a responder a criterios de armonización con el entorno, algo que ha tildado de “subjetivo”.

Deja un comentario